Skip links

Dale más visibilidad a tu negocio en el escaparate online.

Déjame adivinar. Esto es lo que te gustaría, ¿verdad?

  • Pero te falta el tiempo para hacerlo.
  • No sabes qué estrategia seguir.
  • Solo de pensar en ponerte delante de una página en blanco hace que te entren sudores.
  • Tienes una web con un diseño maravilloso pero que no convierte.

Dale más visibilidad a tu negocio en el escaparate online.

Déjame adivinar. Esto es lo que te gustaría, ¿verdad?

  • Pero te falta el tiempo para hacerlo.
  • No sabes qué estrategia seguir.
  • Solo de pensar en ponerte delante de una página en blanco hace que te entren sudores.
  • Tienes una web con un diseño maravilloso pero que no convierte.

Emprender, tener un negocio, ofrecer servicios…, todo requiere un esfuerzo constante. Son múltiples tareas a realizar, muchos frentes que cubrir y constantes fuegos que apagar. ¿No sería más sencillo delegar algunas de tus tareas?

Soy Elena y me dedico al copywriting y a la comunicación. Ayudo a los negocios a comunicar su esencia, los beneficios y soluciones que aporta. Las letras son mi vida y mi negocio. Me dedico a escribir textos persuasivos, post en tu blog o publicaciones en tus redes sociales. Pero todo esto lo hago sin usar fórmulas agresivas y sin mentir, solo mostrando lo que puedes ofrecer a tu público.

La comunicación corre por mis venas, soy hija de periodista. Desde que aprendí a escribir me recuerdo siempre con un bolígrafo (o lápiz) en la mano y papel para apuntar. Como habrás podido adivinar, terminé estudiando periodismo e incluso lo ejercí.

Además, te ahorro un tiempo precioso. Porque emprender y llevar un negocio es algo duro, que no nos engañe nadie. Y ponerse a escribir, cuando no es lo tuyo, es una tarea pesada que se va postergando.

Mi aventura emprendedora comenzó por necesidad. Periodismo y paro están bastante unidos, ¡qué le vamos a hacer! Además, necesitaba algo que me dejara conciliar con mi vida familiar. Comencé mi andadura con un programa de emprendimiento de la economía social y solidaria de Madrid. Mientras me empecé a formar como Community Manager. De ahí pasé a hacer un curso corto de copywriting de la mano de Juanca Linares. Y fue entonces cuando me decidí por el de Adopta un Copy de Javi Pastor.

Ahora que sabes qué es lo que puedo hacer por tu negocio y cuáles son mis estudios,…

te contaré 10 curiosidades sobre mí.

Me ponen muy nerviosa las faltas de ortografía. De pequeña traía frita a mis abuelas, y ahora soy la peor pesadilla de mis hijas. Pero es que me duelen los ojos al verlas. (Y confieso que no me gusta que le hayan quitado la tilde a solo).

Me encanta leer. Ha sido así toda mi vida. De pequeña la frase que más se oía en mi casa era una de mi hermana: ¡Mamá! dile a Elena que deje de leer y que juegue conmigo. Me gustaba jugar con ella, pero el vicio de la lectura podía conmigo.

Una de mis pasiones es el tenis. Jugué toda mi infancia, adolescencia y juventud. Una lesión en la rodilla hizo que lo dejara durante casi 20 años. He vuelto hace unos meses y reconozco que es lo mejor que he hecho durante mucho tiempo.

Un sueño cumplido: ir a Roland Garros. Vale, lo sé, lo mío con el tenis es enfermizo. Otro por cumplir: vivir y disfrutar unos Juegos Olímpicos.

Mi inspiración: mis hijas, su capacidad de ver lo bueno de la vida, su risa contagiosa y su calidad humana. Ellas también odian las injusticias.

Algo que llevo fatal es la hipocresía. No puedo con las mentiras, creo que he escuchado demasiadas a lo largo de mi vida. Yo soy transparente, y me gusta que lo sean conmigo. Y por eso hago un copy honesto, no me gusta engañar a nadie.

Al hilo de esto… Me encantaban los libros de Los Cinco. Y por culpa, o gracias a ellos, leo mucha novela policíaca. La investigación me apasiona y todos los pasos que llevan al desenlace del libro. Confieso que son pocos los finales que han logrado sorprenderme.

Sobre esto te contaré un secreto. He jugado, entrenado, he sido recogepelotas, árbitro, y he cubierto información de tenis.

Creo en la igualdad en todos los lugares. Soy una gran luchadora por el deporte femenino. Mis hijas practican baloncesto y la pequeña hizo judo durante un par de años. En casa está prohibido decir que un deporte es de chicos o chicas.

Me relaja el sonido del mar. Cuando lo necesito, cierro los ojos y me concentro en él. Es reparador.

Me ponen muy nerviosa las faltas de ortografía. De pequeña traía frita a mis abuelas, y ahora soy la peor pesadilla de mis hijas. Pero es que me duelen los ojos al verlas. (Y confieso que no me gusta que le hayan quitado la tilde a solo).

Algo que llevo fatal es la hipocresía. No puedo con las mentiras, creo que he escuchado demasiadas a lo largo de mi vida. Yo soy transparente, y me gusta que lo sean conmigo. Y por eso hago un copy honesto, no me gusta engañar a nadie.

Me encanta leer. Ha sido así toda mi vida. De pequeña la frase que más se oía en mi casa era una de mi hermana: ¡Mamá! dile a Elena que deje de leer y que juegue conmigo. Me gustaba jugar con ella, pero el vicio de la lectura podía conmigo.

Al hilo de esto… Me encantaban los libros de Los Cinco. Y por culpa, o gracias a ellos, leo mucha novela policíaca. La investigación me apasiona y todos los pasos que llevan al desenlace del libro. Confieso que son pocos los finales que han logrado sorprenderme.

Una de mis pasiones es el tenis. Jugué toda mi infancia, adolescencia y juventud. Una lesión en la rodilla hizo que lo dejara durante casi 20 años. He vuelto hace unos meses y reconozco que es lo mejor que he hecho durante mucho tiempo.

Sobre esto te contaré un secreto. He jugado, entrenado, he sido recogepelotas, árbitro, y he cubierto información de tenis.

Un sueño cumplido: ir a Roland Garros. Vale, lo sé, lo mío con el tenis es enfermizo. Otro por cumplir: vivir y disfrutar unos Juegos Olímpicos.

Creo en la igualdad en todos los lugares. Soy una gran luchadora por el deporte femenino. Mis hijas practican baloncesto y la pequeña hizo judo durante un par de años. En casa está prohibido decir que un deporte es de chicos o chicas.

Mi inspiración: mis hijas, su capacidad de ver lo bueno de la vida, su risa contagiosa y su calidad humana. Ellas también odian las injusticias.

Me relaja el sonido del mar. Cuando lo necesito, cierro los ojos y me concentro en él. Es reparador.

Esta soy yo, así a grandes rasgos. Y quiero que tu negocio vaya sobre ruedas y que no pierda su esencia con mis textos. Te ayudaré a convertir las visitas a tu web en público fiel. Y con mis textos y tus productos o servicios seguro que aumentamos la conversión y los clientes.

¿Hablamos?